Cross Nocturno de Navacerrada.  Mucho que aprender. 

Navacerrada

Volvía a competir despues de un mes sin ponerme un dorsal. Tras buenos entrenamientos y sensaciones muy positivas, esta carrera me serviría para comenzar la preparación de cara a la maratón de el Guerrero de Gredos.

20.30 por fin llegamos a buscar el dorsal, me acompaña mi gran amigo Ladis que como siempre, será mi salvador.
Se respira ambiente de carrera grande en el pabellón de Navacerrada. Tras recoger el dorsal y preparar la equipación nos vamos a la plaza a tomar una refresco. El gran Depa, speaker de la carrera, nos va animando, ya queda menos.

10 minutos de calentamiento y a la salida. Me coloco en 6ª fila mas o menos con la idea de salir rapido, ya que la salida es en bajada.

GTP17_-12

Por fin comenzamos, salida con mucha gente buscando su posición, decido tomarmelo con calma. Primer kilómetro a 4’00”. Y llega el momento fatídico de la carrera, estamos pasando por una zona de arboles y al cruzar un pequeño puente pisé una piedra y sentí un fuerte dolor en el tobillo izquierdo. Momento de dudas, me paro unos segundos y me adelantan casi 20 personas.

Decido continuar. Mi primer pensamiento fue que el trabajo de los últimos meses no se podía ir al traste por una piedra. Aprieto, con bastante dolor pero vuelvo a adelantar a mucha de la gente que me había pasado, el dolor se va pasando al irse calentando el tobillo, aunque se que algo no va bien.

Siguen pasando los kilometros, las pulsaciones van perfectas pero el tobillo sigue dolorido. Llegamos a la gran subida de la carrera, voy andando y cuando por llego arriba noto como el tobillo se ha enfriado y duele cada vez más. Sigo apretando en las bajadas ya con la luz del frontal. Por fin entrada al pueblo y meta,  un montón de gente animando y apoyando a los corredores.

Al llegar a meta voy a la ambulancia. Me vendaron el tobillo, después fuí al hospital de Villalba donde me hicieron radiografías y descartaron cualquier lesión grave.

Gracias a los compañeros de Tigers Running Club por apoyarme y a mi gran amigo Ladis por llevarme al hospital.


A pesar de todo, he extraído varias conclusiones. 

  • La primera es que la mente es capaz de controlar el dolor, pude correr 10km con un esguince solo por que no pensé nunca en el dolor.
  • La segunda, cuando te lesionas debes parar, carreras hay muchas pero nuestro cuerpo es único. Quizás si hubiese parado podría haber corrido la carrera de Sanabria del 2 de Julio.

Ahora a recuperar el tobillo y volver a entrenar con mas fuerza que nunca

Datos de la carrera: